“Pastoral americana” Philip Roth. 15 Enero; tertulia literaria con Lola Arrieta

el suecoPastoral americana (American pastoral: ‘pastoral estadounidense’) es una novela escrita en 1997 por el escritor estadounidense Philip Roth (1933-), con la que ganó el Premio Pulitzer y la National Medal of Arts.

Pastoral americana forma parte de la serie de novelas narradas por Nathan Zuckerman, alter ego de Philip Roth en algunas de sus mejores obras (Me casé con un comunista o La mancha humana entre otras), aunque su presencia como personaje-narrador sea discontinua: ocupa el primer plano en la primera parte, en que se nos ofrece su visión del ‘Sueco’ Levov; y se oculta en el resto, que reconstruye la supuesta evolución del protagonista y su familia antes y después del incidente que destrozará su estabilidad perfecta.

En esta novela podemos ver a Roth en su mejor versión: profundo, denso, complejo, incisivo, magnífico. En estas obras, su capacidad para construir un universo de personajes complejos y horadar en sus circunstancias y en sus psicologías es asombrosa, abrumadora. Pocos escritores (si es que hay alguno) han conseguido capturar las contradicciones de la sociedad estadounidense, y no solo estadounidense, de la segunda mitad del siglo XX. Nos encontramos ante el gran maestro, para mostrarnos a los personajes con toda la crudeza de sus virtudes y miserias.

El Sueco Levov es el prototipo del triunfador, la encarnación del sueño americano. Ya en la escuela destacaba como un excelente atleta, siempre alegre y físicamente atractivo; se enroló en los marines y más tarde se casó con toda una belleza, Dawn -significa alba, amanecer-, Miss New Jersey 1949, con quien tuvo una hija, Merry. Se hizo cargo del negocio de su padre, el primer Levov en los Estados Unidos, y ganó lo suficiente como para comprar una gran mansión. Todo discurría plácidamente hasta que su hija Marry se unió en 1968 a un grupo político opuesto a la intervención norteamericana en Vietnam. Durante una de las escaramuzas políticas una persona muere al estallar una bomba y Merry tiene que huir. A partir de ese incidente la vida del Sueco se desmorona.

¿Qué ha ocurrido -parece ser el interrogante de la novela- para que la hija de una buena, patriota y tradicional familia norteamericana se convierta en una prófuga de la justicia? No piense el lector que nos encontramos ante otra novela centrada en los problemas generacionales del tipo When She Was Good. Las implicaciones del argumento son mucho más jugosas que aquélla. Como Fitzgerald en El gran Gatsby , novela que ocupó nuestra tertulia literaria, ahora hace justo dos años, parece que la intención de Roth fuera la de desenmascarar la falacia del sueño norteamericano.

La saga de la familia Levov bien puede ser entendida como metáfora sangrante de la sociedad norteamericana en su conjunto.

Roth es la figura que completa el triunvirato del actual ciclo de Literatura, junto a Delillo (Ruido de fondo, jueves 12 febrero) y Wolfe (La hoguera de las vanidades, jueves 12 Marzo).

8 comentarios en ““Pastoral americana” Philip Roth. 15 Enero; tertulia literaria con Lola Arrieta

  1. Puccini

    He acabado la novela, 467 páginas, un amplio retrato social e histórico de los USA 1968/1973 con una inmensa galería de personajes, que maneja con maestría y fluidez, con un estilo crudo y directo. Hay un pero: es demasiado exhaustivo: casi estamos ante una novela coral. Y en la que, además, el autor no se “moja”.
    Hasta el jueves

    Responder
    1. Lolarri

      Roth suele hablar de una forma seria de leer la que nos exige esfuerzo, concentración, dedicación exclusiva, sesiones largas en el tiempo, poca interrupción…en definitiva, el libro y nosotros en soledad.
      Su exhaustividad , la profusión en detalles en momentos, la aparentemente paradójica falta de información en otros , son opciones literarias de un autor cumbre, opciones libres ante las que el lector tiene también el poder ejercido libremente de hacer su relato,

      Responder
  2. Marisa

    Creo que Roth retrata a unos EE.UU. en franca decadencia. Pretende retratar la evolución de la sociedad americana en tres de sus generaciones. La primera, la del padre de Levov, que trabaja hasta la extenuación para conseguir hacer realidad el sueño americano. La segunda es la del Sueco Levov, un personaje idealizado tanto en su físico como en su carácter moral, que culmina este sueño mejorando la fábrica y casándose con Miss New Jersey, aunque a costa de renunciar a su propio camino. Y la tercera, la generación personificada por la hija tartamuda (con una personalidad tan extremista que suena caricaturizada), una generación destinada a recoger los frutos, pero que en cambio escupe en ese sueño del que dice que no es el suyo, abrazándose a cualquier ideal que rechace la atrocidad americana, una generación destructiva y autodestructiva.

    Responder
    1. Lolarri

      Interesante pregunta, yo creo que es una especie de alter ego, un desdoblamiento, una máscara, en definitiva una forma de narrar muy interesante, una técnica literaria, la del narrador personaje, en la que hay mucho de Roth en Zuckerman pero también mucho de Zuckerman en Roth.

      Responder
  3. Manolo

    Bueno, a mi me ha parecido eso que se suele llamar novela costumbrista y de análisis social… escrita para americanos. En ella el autor, creo, intenta reflejar los sobresaltos y momentos de angustia que ha padecido el norteamericano medio a lo largo de la mitad del siglo XX. No me refiero a las secuelas de la Segunda Guerra Mundial o a la Guerra Fría, sino a problemas internos, tales como las repercusiones de la Guerra de Vietnam, el movimiento “jipi”, los asesinatos de los Kennedy, la violencia racial, cuya culminación fue el asesinato de Martin Luther King…

    Responder
  4. P, Roth y W. Allen

    Se dice que Roth y Allen son vidas paralelas, que se han cruzado muchas veces y mantienen semejanzas: son dos intelectuales judíos, con toda la carga de brillantez, de sentido autocrítico y de culpa que tal herencia arrastra. Comparten la obsesión por el sexo, un conflictivo vínculo con las mujeres y también un sentido del humor que casi siempre excede el límite objetivo del ingenio. Los dos viven con el pavor de los hipocondríacos el miedo a las enfermedades de la vejez.
    Ion de Miguel

    Responder

Responder a Lolarri Cancelar respuesta