1 comentario en “La libertad del lodazal como síntoma final. La corrupción como la sal de nuestro mundo

  1. María Velarde

    Nos puede sorprender que las mariposas tengan el sentido del gusto en las patas. Nos puede sorprender que las pulgas puedan saltar 350 veces su longitud, que equivale a que un ser humano saltara 600 o 700 metros. Nos puede sorprender que la nutria come por día el 25% de su peso, que equivale a que un hombre comiera 100 hamburguesas. Nos puede sorprender que los mosquitos tengan dientes; y así seguiríamos sorprendiéndonos, hasta el infinito, pero nada nos ha sorprendido que suelten a Bárcenas y además en «olor de multitud»
    Es la representación de este régimen que le sale la corrupción por todos, todos los poros.
    ¿Qué les importa que este hombre en su día declarara haber sacado de su país 40 millones?¿Cuántos han sacado todos, todos ellos?

    Responder

Deja un comentario