Este bello boxer ha venido a hacer cacas hasta Katxola

Esta foto es de esta mañana, como se puede ver los txakur alemanas no sienten ningún pudor, pero quizás sus dueños deberían asumir, de una vez por todas, que si sus perros hacen cacas deben recoger los restos. La alternativa es que las hagan en el jardín de sus casas.

11

Los alrededores ajardinados de Katxola suelen estar bien cuidados por parques y jardines, pero el día del homenaje a Miguel Gallastegi, no pudieron hacerlo, y aquello era un festival de cacas de perro, entre ellas anduvimos los dantzaris, pelotaris, alcalde, Gallastegi, gente que vino a participar en el homenaje…

¿Son los dueños de este boxer quines nos avergonzaron aquél día? ¿Es el único que sigue haciendo sus deposiciones en la zona?

¡Vergüenza para los dueños de este hermoso animal!

3 comentarios en “Este bello boxer ha venido a hacer cacas hasta Katxola

  1. Lantxabe Autor

    Por respeto y discreción no abrimos el abanico fotográfico, en el que se puede ver más gestos de deposición, más perros y la persona que les conducía, sin que recogiera los restos

    Responder
  2. Contertulio

    Este txakur es de una raza canina alemana de trabajo y compañía, tipo moloso, de tamaño mediano. Su particular conformación hace que sea un perro que no siempre puede ladrar.
    La raza fue creada por medio del cruce de un brabant bullenbeisser y un bulldog de antaño, ambas extintas. La primera vez en aparecer un bóxer fue en 1895 en Múnich por el Múnich Bóxer Club.
    Fue en su momento un perro de guerra, y fue importante durante la Primera Guerra Mundial, así como la Segunda Guerra Mundial, era útil para el ejército nazi para enviar mensajes, transportar cables de comunicación, recoger algunos cuerpos de soldados heridos en medio del campo de batalla; pero esto sucedió antes de que llegarán otras razas que era mejores que al bóxer en estos trabajos.

    Responder

Responder a Contertulio Cancelar respuesta