“Etxadi” ganaba el ayuntamiento, ganaban los clubes privados…

La cuadratura del círculo en el polideportivo de Etxadi

PISCINASCubos de plástico en mitad de los pasillos para retener las goteras de agua, pistas de padel inutilizadas por el mal estado del terreno…

El mantenimiento deja mucho que desear

El Tenis de Ondarreta, como las anteriores empresas gestoras, abandonaron Etxadi de mala manera porque su rendimiento económico no era el que esperaban. Ahora las gestiona directamente el Ayuntamiento y, como ocurre con otras instalaciones y servicios públicos, están bajo mínimos.

Etxadi cuenta con 9 pistas de padel (seis de ellas cubiertas), cuatro piscinas (dos de ellas cubiertas), dos salas de fitness y gimnasio. En los 10.388 m2 de parcela cuenta con un área de juegos infantiles y una cancha multideporte. La instalación tiene una cafetería, con entrada independiente desde la calle.

Pues bien vemos a la entrada del polideportivo plásticos de todos los colores que cubren los cristales de entrada para evitar que la luz del sol deslumbre al trabajador que atiende a los usuarios detrás del mostrador. En ese mismo punto de la instalación, folios de papel tapan las salidas del aire acondicionado porque la baja temperatura a la que sale el aire deja helados a los trabajadores. En los pasillos, los cubos para recoger las goteras obligan a los usuarios a hacer un slalom en su camino a los vestuarios. La humedad es visible en las paredes. Hay goteras en las pistas de padel. La pista 3 no se utiliza porque el suelo está mal asentado y hay otra pista que tiene una enorme gotera.

Muy cerca de las pistas de padel existe una balconada, a cuatro metros, que tiene unos huecos por los que se puede escurrir un menor, el taller de mantenimiento no tiene herramientas, la sala de ciclo indoor no tiene manilla en la puerta, la zona de césped en las piscinas descubiertas se convierte en un barrizal cada vez que llueve…

Este es un problema que se arrastra desde el principio, porque desde el principio la gestión de las “nuevas” piscinas de Etxadi se llevó fatal, a espensas del oportunismo de varios interesados  en querer hacer de las piscinas un negocio personal o un negocio político. Que pase esto en una instalación municipal nueva, no es de recibo. No miraremos atrás para exigir responsabilidades, pero es una pena que el ayuntamiento no tome cartas en el asunto  y se ponga a trabajar desde ya.

En los últimos años las instalaciones deportivas municipales que se han construido han sido adjudicadas mediante concurso público para que su mantenimiento supusiera un menor coste para las arcas municipales y para que las  entidades privadas (clubes) hicieran negocio.

Era la cuadratura del círculo, todos ganaban, el ayuntamiento y las empresas privadas, pero al final se ha resulto la ecuación quienes pierden son los usuarios, no podía ser de otra manera ¿o sí?

1 comentario en ““Etxadi” ganaba el ayuntamiento, ganaban los clubes privados…

  1. La mala gestión de Etxadi nos sale cara

    El Atlético San Sebastián abandona el polideportivo y el consistorio -es decir el erario público- ha de abonarle más de 100.000.
    Con esos 100.000 € se podía hacer una muy buena plaza en el solar del antiguo caserío Munto, y así el equipo municipal se pondría al habla con la asociación que ha promovido tan amplia participación, que, según parece, tanto le “mola” al actual gobierno.
    Se puede decir que en realidad el Ayuntamiento ha abonado en ejecución provisional el 50% de los 240.467 euros, sentencia dictada por el Juzgado del Contencioso Administrativo de San Sebastián a favor del Atlético “por el perjuicio económico que causó en las arcas del club el mal estado de las pistas de pádel de Etxadi”. Sentencia que nos deja estupefactos pero que nos da pie a pensar en qué nivel estamos. ¿No sabía el club Atlético como estaban las pistas antes de concursar y ganar la gestión de Etxadi? Estamos ante la economía de casino a escala de barrio (o de ciudad)
    (El club deportivo gestionó la instalación entre julio de 2009 y agosto de 2010. Un año y en este tiempo dice que perdió 250.000 €; 21.000 € al mes; tres millones y medio de pesetas, en fin)
    Los servicios jurídicos del consistorio han recurrido al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.
    Txispas!

    Responder

Responder a La mala gestión de Etxadi nos sale cara Cancelar respuesta