Tarjeta roja a la repulsiva impunidad.

BUITREAAlguna de las muchísimas embarcaciones de recreo que han atracado en nuestro puerto decidieron desprenderse de sus excrementos  y volcarlos en la bahía. El mar (la mar) las puso en la base del náutico, y era un espectáculo pútrido el que el viernes por la tarde ofrecían las aguas  sucias.

«Agua contaminada. Cuidado-Contaminated water. Be careful». Es toda la información que recibieron los bañistas de la playa de La Concha que ayer a mediodía quisieron bañarse en la zona próxima al Náutico y no pudieron hacerlo. Un cartel escrito a rotulador en la orilla de la playa y la bandera roja prohibieron el baño durante toda la tarde como medida de precaución al detectarse un nivel de contaminación «por encima de lo normal» entre la primera rampa y el Náutico. La prohibición se mantendrá «uno o dos días», según apuntaron fuentes del gobierno municipal, así que habrá que bañarse entre la zona comprendida entre el hotel de Londres y el Pico del Loro.

Nadie supo -o no quiso- decir qué alteró ayer los niveles «normales» en las aguas de La Concha, en la parte más cercana al Ayuntamiento. No fue ninguna tubería rota de la red de saneamiento de la ciudad; tampoco encalló ningún petrolero en la costa guipuzcoana, así que alguna embarcación decidió liberar lo que había guardado a buen recaudo en alta mar durante días en el depósito reservado al efecto.

En la bahía, por su proximidad a las zonas de baño de las playas, cualquier vertido, además de un problema ambiental,  supone un peligro sanitarios para los bañistas.

Pero siempre nos quedan las piscinas de Etxadi

1 comentario en “Tarjeta roja a la repulsiva impunidad.

  1. No está tan claro

    O tan oscuro, según se mire. Son muchos «los sospechosos» de esta siniestra actuación: barcos más grandes, alcantarillado, vertidos en otras zonas, accidente imprevisto…

    Responder

Deja un comentario