El Doctor Almunia y Mr. Joaquín

ALMUImanol Zubero

16/07/2013

Quien previsiblemente estampará el 17 de julio días su firma en el documento del Colegio de Comisarios de la Unión Europea por el que se exigirá la devolución de 2.800 millones de euros de desgravaciones fiscales aplicadas mediante el tax lease entre 2005 y 2011 no será el Joaquín Almunia socialista vasco, responsable de economía de UGT y candidato en su día a liderar el PSOE, sino el Joaquín Almunia comisario europeo de la Competencia. Si esto queda claro, no hay problema. Porque una cosa es el proyecto histórico, la ideología o incluso la preferencia personal del Dr. Almunia, y otra distinta –en ocasiones tan distinta que se convierte en antagónica- la actuación a la que obliga, en el ejercicio de la responsabilidad institucional, el cargo que ocupa Mr. Joaquín.

Es verdad que en 2009 la por entonces comisaria de la Competencia, Neelie Kroes, remitió al Gobierno noruego una carta en la que explicaba que la Comisión no había encontrado “evidencias de un trato discriminatorio por parte de las autoridades españolas”, por lo que descartaba “adoptar nuevas medidas”. Por cierto, la tal Kroes es holandesa, lo que resulta particularmente interesante si tenemos en cuenta que en junio de 2011 la Comisión comenzó a investigar el tax lease español a raíz de una denuncia liderada por la Asociación de Astilleros Holandeses. El caso es que Mr. Joaquín, en las labores propias de su cargo, no considera que esta carta tenga ningún valor ya que “no es un acto formal de la Comisión ni se refiere al tema en cuestión”.

Un tema que, ciertamente, no deja de tener su aquel. Resulta que durante años, movidos por el gancho de las deducciones en el Impuesto de Sociedades reconocido por las autoridades fiscales españolas, diversas entidades totalmente ajenas a la actividad naviera, desde cajas como Caixanova o bancos como Santander y Popular, hasta empresas textiles como Inditex o grupos como El Corte Inglés, invirtieron dinero para constituir unas denominadas Agrupaciones de Interés Económico dedicadas a promover operaciones de construcción de barcos en astilleros privados gallegos, asturianos o vascos. Una ingeniería financiera realmente singular, aunque impulsada en su origen por la propia Unión Europea y aprobada, operación por operación, por la Dirección General de Tributos

El caso es que el sector naval español deberá devolver las desgravaciones y bonificaciones fiscales cobradas desde 2005, que las autoridades comunitarias de la Competencia han declarado ilegales y cuya factura asciende a unos 2.800 millones de euros. El Dr. Almunia ha precisado que la devolución en ningún caso correrá a cargo de los astilleros, sino de los bancos y empresas que financiaron la construcción de buques. Sin embargo, desde el sector se advierte a Mr. Joaquín que la factura repercutirá inevitablemente en los fabricantes, que ya están viendo cómo algunas inversiones se congelan o se pierden en una situación de evidente inseguridad jurídica.

El benévolo y soñador Dr. Socialismo enfrentado siempre al pragmático y torticero Mr. Pragmatismo. La necesidad devorando a la virtud. A setas o a Rolex.

Es el sino de la socialdemocracia europea: todo socialista lleva en su interior la escisión Jekyll/Hyde. Ebert votando los bonos de guerra en el Reichstag, Noske dirigiendo la represión de los espartaquistas, González metiendo a España en la OTAN, Blair y Schroeder asumiendo programáticamente el social-liberalismo, Zapatero reformando la Constitución para limitar el déficit público,  Rubalcaba pactando hace tres días con el mismo PP de Bárcenas con el que ahora rompe relaciones… El benévolo y soñador Dr. Socialismo enfrentado siempre al pragmático y torticero Mr. Pragmatismo. La necesidad devorando a la virtud. A setas o a Rolex. El viejo chiste de vascos transformado en drama político.

Estoy seguro de que al Dr. Almunia le gustaría poder ir a setas, pero en su condición de Mr. Joaquín considera que no tiene más remedio que ir a Rolex. Cada vez estoy más convencido de que hay lugares institucionales –comisariados europeos, presidencias de gobierno, consejos de administración de empresas de la energía o de infraestructuras, vicepresidencias de bancos de inversiones, fundaciones, consejos de administración de cajas de ahorros, etc.- donde no merece la pena estar si lo que se quiere es poner a trabajar al Dr. Jekyll. Tarde o temprano la “responsabilidad” derivada del cargo hará salir a Mr. Hyde. Claro que siempre se está a tiempo de dejarlo antes de que la transformación se consume: yo no he venido aquí a esto, así que me voy. Porque a fuerza de transformaciones, llega un momento en el que el hombre acaba sometido totalmente al monstruo. En la novela de Stevenson, digo.

3 comentarios en “El Doctor Almunia y Mr. Joaquín

  1. Almunia

    a Francia, a Alemania, al Reino Unido, la Comisión les ha exigido en muchas ocasiones devolver ayudas y yo como comisario se lo he exigido, se lo estoy exigiendo y se lo voy a hacer cumplir exactamente igual que al país más pequeño de la Unión Europea o exactamente igual que al país más cercano a mi lugar de residencia

    Responder
  2. Carta de Lopez a Almunia

    No puedo dejar de insistir en el impacto demoledor que para el sector naval español tendría declarar ilegales las ayudas recibidas entre 2004 y 2009. Es una realidad que conoces ampliamente, ya que por origen y por trayectoria sindical y política has tenido profunda vinculación con el sector.

    El sector naval da trabajo en España a 86.000 familias y no podemos dejar que caiga ni ser indiferentes en este proceso. La decisión final no puede suponer la devolución de las ayudas recibidas por el sector naval español, tal y como concluyen diversos estudios jurídicos.

    Si finalmente se considera imprescindible la recuperación de las ayudas, confío en que éstas se refieran únicamente a las anteriores al 30 de junio de 2004 y no a las que van hasta 2009, porque esto supondría de facto la desaparición del sector naval.

    Se trata de una cuestión vital para los astilleros y todo lo que no sea una resolución favorable va a suponer su desaparición.

    Te pido que utilices toda tu capacidad de maniobra e influencia para impedir el desastre. Estamos en política no para aplicar de forma automática leyes y decretos, sino para dar solución a los problemas de la gente y transformar realidades injustas. Hoy aquí, está en tu mano, resolver uno de estos problemas

    Responder
  3. Miguel Ángel Llana

    El fraude del ‘tax lease’, mentiras y medias verdades

    Tanto ha sido el barullo informativo en torno al tax lease que no resulta fácil saber cuándo están diciendo la verdad o cuándo están mintiendo. Muchos intereses por el medio y más opacidad que transparencia. Demasiadas preguntas sin respuesta.

    La Hacienda Pública es la defraudada con la ilegal e injusta aplicación del tax lease, y es a Hacienda a quien han de devolver, no la «ayuda», sino los impuestos evadidos mediante el truco del tax lease .

    La cuestión era muy sencilla, en el denominado Sistema español de arrendamiento fiscal (SEAF), se forma una Agrupación de Interés Económico (AIE) y, a través de esta, alguien que tuviera grandes beneficios por los que tendría que tributar a Hacienda, los «invertía» en el sector naval de modo que su cuenta de resultados quedaba reducida en dicha cantidad, eludía el impuesto de lo invertido. La segunda parte del truco estaba en que se amortizaba en tres o cuatro años.

    Queda por saber cuáles eran los rendimientos globales obtenidos porque, la inversión, no debía de estar diseñada solo para evadir impuestos, para eso ya están las Sicav y los paraísos fiscales, sino para obtener unos rendimientos adicionales.

    De lo que tampoco se ha dado explicación alguna es de cómo los responsables de la Hacienda Pública permitían tales «inversiones» desgravatorias sabiendo que contravenían el documento de la Comisión Europea (CE) «Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea» (TFUE), principalmente en lo referido a los artículos 107 y 108 relacionados con la competencia, lo que motivó que la CE denunciara tal práctica el 21-09-2011 mediante el documento «Procedimientos relativos a la aplicación de la política de competencia» en el que se advertían estas infracciones y que ahora se han resuelto con tanta alarma, casi dos años después, y con tan poca transparencia y claridad en cuanto quiénes han organizado este tinglado financiero, sin que se mencione la identidad de los infractores, sin que haya sanción alguna ni siquiera política.

    Tampoco se mencionan los documentos cuyo enlace se relaciona más arriba, algo que debiera de ser imprescindible para cualquier argumento, a favor o en contra, porque son los que contienen la normativa aplicable y la nota de la CE denunciando la infracción. La desinformación sobre el tema es alarmante. Claro está que no es de esperar que los medios, producto del sistema político-económico, vayan más allá de lo imprescindible o más allá de lo mínimo necesario, pero sin entrar nunca al fondo de la cuestión. Y, qué decir de las autoridades responsables políticos cómplices de la trama y del desastre de los astilleros.

    Lo mismo sucede con los 87.000 puestos de trabajo perdidos o amenazados. El informe del Ministerio de Industria de 2011 «La construcción naval en España» dice que la Industria Auxiliar tiene 240 empresas con 18.000 trabajadores a los que hemos de sumar los 1.774 trabajadores de los astilleros. En total menos de 20.000 trabajadores y no los 87.000 que todos repiten una y otra vez. La información de los medios, para no variar, reincide, ni siquiera menciona este documento del Ministerio y mucho menos utiliza sus datos, datos oficiales.

    Se habla reiteradamente de que ha sido Holanda la que ha presentado la denuncia, pero en el párrafo 1 del documento del 21-09-2011 de la CE, más arriba citado, dice que el año anterior, el 13-06-2010 «…asociaciones de construcción naval de siete países europeos firman una petición contra el denominado ‘sistema español de arrendamiento fiscal’…» (SEAF). Es decir, la denuncia es de hace tres años, aunque anteriormente, desde el 2006, también se habían enviado otros escritos denuncia según consta el los párrafos 2 y 3 del documento de la CE citado.

    Por supuesto que no se trata de defender el modelo económico de la UE, ni mucho menos, pero sí de que «nuestros» sindicatos oficiales, partidos y gobiernos implicados, central y autonómicos, no echen culpas a no se sabe quién de la incompetencia, despilfarro y corrupción existente en la construcción naval española que, aunque solo sean 19.774 trabajadores, ya son más que suficientes para que se enciendan todas las alarmas, pero no por culpa de la UE, que también, sino por todo lo más arriba dicho, junto con la complicidad de los Pequeños y Medianos Astilleros en Reconversión (Pymar).

    Y, hablando de Bruselas, ni el Sr. Almunia ni la UE se han movido porque en el reino de España se haya defraudando de las arcas del Estado, a las de la Hacienda Pública, cerca de 3.000 millones de euros, que buena falta nos hacen para pagar los servicios sociales básicos, tan recortados por este y otros fraudes, sino que la UE y el Sr. Almunia se ha movido por la denuncia de otros países. Nada de altruismos ni de solidaridad dentro de la UE, nada que ver, la cosa va de a ver quién gana más y más rápidamente, como decía el súper ministro socialista -Solana- del gobierno de don Felipe González.

    En resumen, de las arcas del Estado, de donde ha de salir el dinero para cubrir las prestaciones sociales, han desaparecido 2.800 millones de euros, exactamente la misma cantidad que se ha defraudado, es lo que viene a decir la CE, con el denominado SEAF, en el que se ampara tax lease , modelo marca España.

    Ahora el Gobierno del PP con el apoyo del PSOE y demás, en nombre de los defraudadores, anuncia que recurrirá. Recurrirá en nombre de los defraudadores, no de los trabajadores ni de los ciudadanos que son los perjudicados. Porque los 2.800 millones, rebajas a parte, es seguro que todo ello irá al epígrafe de los recortes sociales, ya que está por ver cuándo y cómo pagarán los defraudadores.

    También está por ver, con estos mimbres, cuándo, cómo y de qué manera mejorarán el empleo en el sector naval.

    Enlace relacionado: El tax lease y los astilleros, O la burbuja especulativa, despilfarro, Pymar, paro, más recortes y leyenda negra.

    Responder

Responder a Almunia Cancelar respuesta