Nicolás Sartorius, un donostiarra en el palacio de Aiete

WWW SARTORIUSEl jueves 13, a las 19,30, estará en San Sebastián, en la casa de cultura de Aite.

Dará la conferencia “La política de la UE: el fracaso de la austeridad”

Nacido en San Sebastián en 1938, Nicolas Sartorius, siempre ha hecho gala de su lugar de nacimiento. En su época de estudiante de Derecho inició su militancia en el FLP, siendo encarcelado por primera vez en 1962. Durante la dictadura pasó varios años en la cárcel. Fue cofundador de CC OO, y diputado por el PC e IU durante varias legislaturas (1981-1993). Abogado y periodista de profesión, es vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas y Director de su Observatorio de Política Exterior (OPEX). Es autor de varias obras como El final de la dictadura; la conquista de la libertad en España y, este mismo año, Siempre a la izquierda.

A mediados del siglo XIX, Luis José Sartorius, conde de San Luis, jefe de Gobierno y posteriormente presidente de las Cortes, decidió seguir a la reina Isabel II y veranear en San Sebastián ¡Cuántas anécdotas podía contarnos del palacio de Aiete! con la corte real y parte de la aristocracia española. (En la localidad playera de Zarautz se construyó una hermosa mansión, que durante décadas se llamaría Villa San Luis, y en donde, casi un siglo más tarde, su biznieto, nuestro Nicolás, iniciaría sus largos veraneos en San Sebastián y la costa vasca).

Hoy, Nicolás Sartorius Álvarez de las Asturias, a sus 75 años, regresa a Donostia, para dar una conferencia sobre la “La política de la UE: el fracaso de la austeridad en el mismo lugar en el que tantas temporadas pasaría su bisabuelo, el palacio de Aiete, la Casa de Cultura de Aiete.

Sartorius clausura el jueves próximo, el ciclo de literatura, cine, arte, política, historia…, organizado por Lantxabe y dirigido por Lola Arrieta, dedicado a Europa más central, a dónde posteriormente viajaremos: Lombardia, Suiza, Oeste de Alemania, Alsacia, de Milán a Estrasburgo.

Nicolás suele recordar que el veraneo en Donostia “Representaba el paraíso. Era la mejor época del año, el mar, la playa, y el no tener que estudiar…la libertad en cierto sentido. La libertad de movimiento, todo lo contrario de mi vida en Madrid, donde nunca ibas solo. En cambio, en Donostia el instrumento de esa libertad era la bicicleta, o el fútbol en la playa y la pelota. Ahí empieza mi estrecha relación con el País Vasco”. Son los maravillosos años de la adolescencia, que vuelan rápidamente.

Deja un comentario