Carta de una futura madre a la Sra. de Cospedal

COSPEDALCarta de una futura madre a la Sra. de Cospedal: 

No puedo dirigirme a Ud. como apreciada o estimada, porque no lo es.

Me dirijo a Ud. sólo en los términos que le corresponden. No salgo de mi asombro; hace dos días que se ha informado, quizá ha sido una filtración, que su Ejecutivo NO va a financiar la conocida como «Prueba del Talón» que se hace a los recién nacidos a los cinco días de vida, a partir de ahora, sólo va diagnosticar dos patologías de las quince se que venían comprobando hasta ahora (en algunas comunidades se hacen más de quince). Como madre que va a parir a sus dos hijos en breves días estoy algo, mucho más que indignada. He permitido, como empleada  de la Junta que Ud. preside, que me recorte el sueldo, que me cargue con más impuestos, que hayan sacado las «tijeras de podar» y no esté dejando títere con cabeza en todo lo referente a los Servicios Sociales; entiéndame, claro que me entiende, nada para los ancianos, los minusválidos, la escuela, la sanidad, las mujeres maltratadas y, para no cansarla (que el poder debe desgastar muchas energías)  todas esas cosas por las que hemos trabajado durante los últimos ¿cuantos, treinta, cuarenta años?

Ahora se saca otro as de la manga. Mis hijos, dos, que nacerán en breve, no podrán ser diagnosticados de patologías endocrinometabólicas que pueden afectar seriamente a su salud  durante el resto de su vida, porque Ud. ha decidido ahorrar 160.000 Euros. Si, no llega a treinta millones de pesetas la cantidad por la que Ud. y su Ejecutivo ponen en riesgo la salud de mis hijos y la de toda una generación de niños de ésta tierra. ¡Claro! se me olvida que ésta

NO es su tierra. Que Ud. vive en Madrid, tributa en Madrid, su hijo va  a un colegio en Madrid, todos los días hay casi veinte coches oficiales (con sus conductores) esperándoles a Ud. y sus Consejeros en el AVE que llega a Toledo a primera hora de la mañana. Y si decide tener otro hijo  ¿será también por inseminación artificial, esa de la que Ud. debería renegar como dirigente de un partido  de derechas, cristiano, apostólico y romano? si decide tener otro hijo, lo tendrá en Madrid y en la «prueba del talón» le serán analizadas 20, SI veinte patologías diferentes. Naturalmente, es su hijo. Acaso es más importante que los míos, los de las mujeres de esta tierra que son, en definitiva quienes le están pagando a Ud. el sueldo.

¿Cómo puede, pero como no se le cae la cara de vergüenza, arremeter contra una criatura indefensa que solo tiene cinco días, que pesa tres kilos y medio y que sólo tiene el amor de los suyos para defenderse en la vida?

No se lo diré nada más que UNA SOLA VEZ, si  mis hijos, por no hacerles la prueba del talón completa, en el futuro, desarrollan una enfermedad que hubiera sido diagnosticada y tratada fácilmente  y de resultas de esto su vida se ve  afectada en lo más mínimo….. NO contrate guardaespaldas, NO rece, NO maldiga, porque NI LA TIERRA, EL CIELO O EL INFIERNO, podrán salvarla del amor y la furia de una madre.

No me despido de Ud. amablemente (faltaría más). Lo hago con la definición que la retrata, comprobada en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. 

                                    ¡MISERABLE!:  

3ª  acepción: Mezquino (el que escatima en el gasto)

4ª  acepción: Perverso, abyecto, canalla.                                                          

Mª Pilar Sigüenza Porres

 

1 comentario en “Carta de una futura madre a la Sra. de Cospedal

  1. Es la guerra ¡Más madera!

    Es la guerra ¡Más madera!
    El indulto de Galardón
    El 1 de diciembre de 2003, Ramón Jorge Ríos Salgado, al volante de un coche marca Opel, compañía de la que era directivo, conduciendo a alta velocidad por la A7, provocó un accidente en el que resultó herido otro conductor, sin que Ríos Salgado se detuviera a auxiliarl e. Después accedió a la autopista AP-7, donde realizó un giro de 180° y comenzó a circular en sentido contrario al del tráfico. Varios vehículos consiguieron sortearle, hasta que, a la altura de la localidad Polinyà del Xúquer –Valencia- se produjo un choque con un coche que no pudo eludirlo. Como resultado, murió el conductor de ese coche, José Alfredo Dolz España, de 25 años, y resultó gravemente herida su acompañante, Paula Catalina Sarraqueta Sancho, de 21 años.
    El 27 de diciembre de 2011, tras ocho años de litigios y apelaciones, el Tribunal Supremo emitió un fallo definitivo sobre el caso, confirmando la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, en la que se condenaba a Ríos Salgado a una pena de 13 años de prisión por «un delito de conducción con grave desprecio para la vida de los demás en concurso ideal con un delito de homicidio, un delito de lesiones, una falta de lesiones y una falta de daños».
    Opel también fue condenada como responsable civil subsidiaria por la Audiencia Provincial de Valencia.
    El 7 de diciembre de 2012, el consejo de ministros, a propuesta del ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón, aprobó el Real Decreto 1668/2012, por el que se indulta al homicida, conmutándose la pena de prisión por una multa de 4380 €. La decisión se tomó en contra de las recomendaciones de jueces, fiscales y víctimas. Ríos Salgado solo ha pasado en la cárcel diez meses.
    Multitud somos los indignados por tan inexplicable medida de gracia del Sr.Gallardón, pero especialmente la asociación de víctimas Stop Accidentes.
    ¿Por qué el Gobierno indulta a un kamikaze?
    ¿Por motivos humanitarios? No
    ¿Por haber sido víctima de un error judicial? No.
    ¿Entonces?
    Porque el indultado es primo del consejero de sanidad de Cospedal.
    El bufete de abogados que defendió al homicida, natural y vecino de Guadalajara, es el mismo en el que trabaja José Ruiz-Gallardón Utrera, hijo del ministro de justicia, y aunque no llevó personalmente el caso, el letrado que lo hizo es Esteban Astarloa, hermano de Ignacio Astarloa, Secretario de Estado de Seguridad con el Gobierno Aznar.
    El kamikaze indultado es, qué casualidad, primo del diputado por la provincia de Guadalajara y actual consejero de sanidad de Castilla La Mancha, José Ignacio Echaniz Salgado.
    ¿Se entiende ahora?
    Vicente G

    Responder

Responder a Es la guerra ¡Más madera! Cancelar respuesta