«Pizzas, belenes y Camorra»

Begoña del Teso

En la Casa de Cultura de Aiete.

Miércoles 1 de junio, a las 19:30

 De la mano de Begoña del Teso vamos a hacer un irónico recorrido por el Nápoles de hoy. La ciudad que enamoró en su día, entre otros, a Sade, Goethe, Stendhal y Chateaubriand, presenta en la actualidad perfiles distintos y contradictorios que abarcan desde las tradiciones más mediterráneas y los paisajes más azules y ensoñadores hasta el otro Nápoles, el que no sale en las guías turísticas, el más golpeado por los poderes manifiestos y los ocultos. Con un alto índice de paro, con una economía sumergida que llega al 40%, haciendo frente al poder del crimen organizado, Nápoles y en definitiva todo ese sur de Italia sufren la injusticia de ser la otra cara del desarrollo y el bienestar de las zonas más beneficiadas del país, corriendo el riesgo de convertirse incluso  en su vertedero

Durante estos meses de abril, mayo y junio del 2011, nuestro ciclo de Literatura y Cine ha tenido como hilo conductor las tierras del sur de Italia. Novelas y películas… nos permiten viajar en el tiempo y en el espacio hacia esas tierras mágicas de las que ya se enamoraron en tiempos remotos griegos y etruscos, godos y vándalos o normandos y españoles

 De las tres conferencias que hemos organizado, las de Pablo Becerra se han celebrado con gran éxito de público y crítica, y el próximo miércoles día uno, a las 19:30, le toca el turno  a Begoña del Teso, original periodista y crítica de cine.

Todas estas actividades  culminan en  el viaje que vamos a celebrar del 1 al 10 de julio a las tierras del mezzogiorno italiano.

 

 

1 comentario en “«Pizzas, belenes y Camorra»

  1. «¿Sabes que en Nápoles no hay... napolitanas?»

    Begoña del Teso a Sandra Bianchi (Historia de la flor, la nata,la zumeríay el ristretto)
    31.05.11

    «¿Un Chianti? ¿Y si probaras un vino de Sicilia? Vinos hechos con la uva Nero D´Avola. O un Marsala…»
    «La crema de café se hace con las tres primeras gotas que caen de la cafetera mezcladas con azúcar»
    Sandra Bianchi, romana, y Gorka Irure, de los Irure de Zarautz, abrieron hace poco ‘Café Irubi’ en un territorio que siempre supo a crema pastelera y buen bizcocho, el de la inolvidable pastelería ‘La flor y nata’.
    Sandra iba para actriz y de hecho, fue actriz pero acabó estudiando Hostelería y Comercio, trabajando en Arzak, haciendo cursos de somelier con Dani Corman, viviendo la aventura del primer Narru y soñando con una Ducati. Sandra ha vivido 20 años en Madrid y tiene un bonito tatuaje estilo Old School en su muñeca izquierda que pone ‘Pura vida’. Sandra, lógico, sabe que el café ha de ser caliente, amargo, fuerte y expresso.

    Así que no hay napolitanas en Nápoles..
    – De las dulces, no. De las otras, sí, claro. Sofía Loren es napolitana.

    Ya, pero de las rellenas de chocolate…
    – Con la masa del hojaldre hecha no con agua sino con leche, no.

    Pensándolo bien, acaso tampoco haya merluza a la romana en tu Roma.
    – Ni ensaladilla rusa en Rusia.

    Lo que sí tenemos en ‘Irubi’ es la torta della nonna’
    – ¿La torta de la abuela? Claro. Llegada directamente de Italia. Hecha con ricota.

    La ricota es el requesón, ¿no?
    – Sí. Queso fresco, quesillo, queso de leche cuajada. También tenemos tartufos.

    Nunca he sabido lo que es un tartufo, el de Molière aparte.
    – Suave pan con intenso sabor a chocolate que nosotros rellenamos de café. Como lo añadimos al zabaione, esa crema de huevo, azúcar y vino dulce. O al mascarpone, el queso cremoso con el que se hace el tiramisú.

    ¿Donde no añades tú café, criatura?
    A los zumos y batidos. Los zumos que sean de fruta natural, de temporada, comprada aquí cerca. Y la leche de los batidos, nada de tonterías: suave pero entera, para que tengan cuerpo y sabor. Eso sí, se preparan también con leche de soja. Yo es que, aparte de querer ser actriz y de soñar con una Ducati roja aunque no me importa tampoco que fuera la negra mate o la Monster y que conste que adoro mi Suzuki Bandit, siempre quise tener una zumería.

    Porque, francamente, donde esté un buen Caliente Amargo Fuerte Expresso. Es decir, un café…
    – Todo lo demás se nos evapora.

    ¿Sabes que en ningún sitio de Italia te cobran más de 0,90 por un ristretto? ¿Y sabes por qué?
    – No y no.
    – Porque un ristretto es la mínima (y a la vez máxima) expresión de un expreso: se hace con, pongamos, las cinco primeras gotas de café que salen de la cafetera. Para un italiano, lo demás es ya… agua.

    Danos pistas de vinos de Italia. No quiero un chianti.
    –Prueba los sicilianos, influenciados por las nesetas, la lava del Etna, los suelos desérticos y la altitud.

    Responder

Deja un comentario