Catástrofe nuclear: Recopilación de artículos y páginas web más citadas

Los últimos días han sido una sucesión de noticias e informaciones con conceptos alejados de lo cotidiano: terremotos de diversas magnitudes, grados y escalas; tsunamis y réplicas; centrales nucleares como la de Fukushima con su radioactividad, fusiones, refrigeración, generadores, vasijas de contención, piscinas, explosiones y niveles de alerta…

 Y lo peor está tal vez por llegar: contaminación radioactiva, uranio; mediciones de radiación en sieverts, dosis «recomendadas» y «máximas», niveles de riesgo, cánceres, expresiones como «25 veces mayores de lo normal»…

 Reconozcámoslo: ya solo el lenguaje empleado asusta. Nadie sabe cómo acabará la que muchos coinciden en calificar como una de las peores crisis nucleares de la historia, pero hay quienes en Internet, a través de diversas herramientas y formas de comunicación, han intentado hacer la situación más comprensible.

Lo que sigue es una recopilación de algunos de los artículos y páginas web que han sido más citadas y compartidas por la gente y algunos medios en los últimos días; cada cual tiene su particular estilo y cubre un área de la crisis determinada; en general todas han resultado tremendamente aclaratorias para la gente corriente como nosotros.

 Japón antes y después

 Japan Earthquake: before and after (Terremoto en Japón: antes y después), en la web de ABC News (Australia) permitió a mucha gente comprender de un vistazo hasta dónde llegó la devastación producida por el tsunami.

 Su creador, Andrew Kesper, seguramente no sabía mucho de catástrofes, pero sí de tratamiento fotográfico y de cómo obtener y montar las imágenes de satélite que están al alcance de cualquiera en Google Maps. Su trabajo dio la vuelta al mundo y se puede apreciar con solo mover el ratón.

 ¿Qué ha ocurrido en Fukushima?

 ¿Qué ha ocurrido en la central nuclear de Fukushima? es un artículo de Pepe Cervera en la sección de Ciencia de RTVE.es en el que se explica con enlaces informativos los conceptos y tecnicismos que rodean a los acontecimientos en la central nuclear japonesa.

 Para quien quiera saber qué esconden palabrejas como BWR, reactor, núcleo, refrigerante, fusión del núcleo, edificio de contención, vasija y otros es un artículo de visita obligada.

 ¿Por qué no me preocupan los reactores nucleares?

 Why I am not worried about Japan’s nuclear reactors (traducido al español como Por qué no me preocupan los reactores de Japón en el blog Física de película), del Dr. Josef Oehmen, un investigador del MIT, fue uno de los artículos más tranquilizadores para muchos, con especial énfasis en la idea de que Fukushima no puede convertirse en un Chernóbil y lo altamente seguras que son las centrales nucleares.

 Curiosamente, Oehmen no es físico nuclear sino ingeniero mecánico. ¿Su secreto para haber llegado a tanta gente? Escribió la larga explicación para tranquilizar a amigos y familiares que un amigo suyo tenía en Japón.

 Si está en lo cierto en todo lo que explica, habrá hecho sin duda una gran labor. Si todo acaba por desgracia en un «desastre estilo Chernóbil», su titular pasará a la lista de las «diez mayores arrogancias del mundo de la ciencia y la tecnología».

 Crisis nuclear en Japón

 Más corto y del mismo estilo: Crisis nuclear en Japón, en Ecos del futuro. How the nuclear emergency unfolded (Cómo se desarrolló la emergencia nuclear) en el Washington Post es una sencilla infografía en nueve pasos para entender gráficamente lo que ha sucedido en la central de Fukushima.

 Está en inglés y explica conceptos y terminología tales como lo que son los reactores, su construcción, funcionamiento.

 ¿Qué son los sierverts de radiación?

 Si el desastre continua avanzando es probable que los próximos días sean un cúmulo de noticias sobre radiaciones, exposición, sieverts, niveles de riesgo, cánceres…

 Entonces a quien habrá que buscar será a los expertos en radiología y oncología en vez de a los físicos nucleares: serán ellos quienes mejor pueden explicar los complejos detalles que rodean todo lo relacionado con las radiaciones y su efecto sobre el organismo humano.

 Los sieverts son las unidades en que se miden las dosis de radiación según afectan a la materia viva. Es similar a otras como los grey o los rems, aunque se calculan de forma diferente. Las dosis más pequeñas, de uso habitual, se miden en mSv y µSv: milisieverts y microsieverts, equivalentes a milésimas y millonésimas de sievert, respectivamente.

 Entre los efectos de las raciaciones está el aumento de diversos tipos de cánceres

 Las recomendaciones de la Asociación Nuclear Mundial y otros organismos son no sobrepasar unos pocos milisieverts anuales (entre 1 y 3, según las fuentes). Entre los efectos de las radiaciones está el aumento de diversos tipos de cánceres.

 Pero esto no quiere decir que se desarrollen necesariamente, tan solo que hay un aumento de la probabilidad de que se desarrollen: otras actividades cotidianas como fumar, un exceso de grasas en las comidas o respirar aire contaminado también aumentan esa probabilidad, en ocasiones más aun que las pequeñas dosis de radiación que habitualmente recibimos.

 Para hacerse una idea de los efectos de las grandes dosis de radioactividad cerca de un accidente nuclear valgan estas cifras, que también varían un poco según las fuentes: menos de 0,5 Sv (500 mSv) no producen daños en los humanos; a partir de 1 Sv los daños empiezan a ser relevantes; entre 3 y 6 Sv son graves; hasta 10 Sv muy graves y de ahí en adelante la muerte es inevitable.

 En todos estos cálculos es tan importante el tiempo de exposición como la dosis, dado que los efectos de la radiación son acumulativos: son factores como el caudal de un grifo y el tiempo que se deja abierto, de cara a cuán rápido se desbordará el cubo de la fregona.

 ¿Cómo evitar la radiación?

 La mejor forma de evitar los efectos de la radiación, tal y como se explica en el artículo Radiation exposure, beyond the numbers de los blogs de la revista científica Nature es alejarse de la radiación: por esta razón se ha evacuado a la población de las áreas afectadas.

 Lo siguiente, si la evacuación es imposible, es evitar exponerse directamente: quedarse en casa, cerrar puertas y ventanas, cambiarse y lavar la ropa si se necesita salir, evitar beber agua del grifo…

por ÁLVARO IBÁÑEZ ‘ALVY’

2 comentarios en “Catástrofe nuclear: Recopilación de artículos y páginas web más citadas

  1. Sorprende que el tremendo drama

    Sorprende que el tremendo drama que vive Japón provenga no tanto del terremoto (apenas hubo edificios derribados por este fenómeno) sino por el posterior tsunami que derivó del propio terremoto, cuando técnicamente es mucho más difícil resolver los problemas del terremoto que del tsunami.

    De hecho, el mejor método de combatir los tsunamis es el mismo con el que se combaten las inundaciones y corrimientos de tierra que todos los años devastan zonas pobladas del mundo: mediante una planificación del territorio, y en este caso evitando construir por debajo de una cota de 12 metros sobre el nivel del mar o a la suficiente distancia de la costa para que las olas tengan suficiente espacio para disiparse. Y más inconcebible es aún que en un país tan avanzado y volcado en la prevención se construyan nada menos que cuatro nucleares juntas expuestas a los efectos de tsunamis.

    Responder
  2. Nuestros lujos de hoy

    Nuevo incendio en el reactor 4 mientras fracasa el plan para tirar agua desde helicópteros, una nube de vapor sale del 3, el 2 emite radiaciones y los datos del 70% y el 33% de las varas de combustible en los reactores 1 y 2 hacen temer su fusión. No tengo ni idea de energía nuclear pero, ojalá me equivoque, esto tiene toda la pinta de que la central de Fukushima va a reventar en mil pedazos. Ya ha hablado hasta Akihito y si este sale a hablar -que es como nuestro Borbón pero en emperador, que a efectos fiscales viene a ser lo mismo-, es que el panorama pinta algo más oscuro que el negro. Y en medio de toda esta película, lo que impresiona por lo que supone la decisión, son los 50 hombres y mujeres que a base de agua de mar están tratando de evitar el desaguisado que tiene acojonado a medio mundo. No sé si relacionado con el proverbial sentido del sacrificio nipón, o simplemente que en los momentos más complicados es cuando surgen los principios humanos más valiosos, es encomiable la determinación de esos 50 seres humanos que saben perfectamente que igual son sus últimas horas bajo la faz de la Tierra pero que merece la pena el esfuerzo para tratar de salvar decenas de miles de vidas. Espero que nos lo puedan contar más adelante, en ese momento en que nos tendremos que parar a plantearnos si el ritmo de vida absurdo al que hemos llegado tiene algún sentido para justificar la propia existencia de las centrales nucleares. Pero mucho me temo que en esto, como en muchos otros asuntos, nuestros lujos de hoy en día acabarán siendo las necesidades de nuestros hijos. Así nos va.

    Responder

Responder a Nuestros lujos de hoy Cancelar respuesta