Aiete reclama su bidegorri y ordenar la recogida de basuras

 

Los vecinos reclaman la ejecución del bidegorri que atraviese el barrio, que ya está aprobado y presupuestado

Estudian apostar por el quinto contenedor. Demandan la instalación de un ascensor que una Melodi con Morlans

 El pasado miércoles, 27 de octubre, en el Topaleku de los Jardines del Palacio de Aiete, tuvo lugar la primera reunión del grupo de trabajo que analiza los problemas del barrio. Esta convocatoria, que estuvo representada por una gran cantidad de vecinos, tenía como objetivo primordial debatir sobre dos asuntos que preocupan especialmente a sus ciudadanos: la viabilidad de instaurar el denominado contendor marrón, que permite reconvertir en compost la materia orgánica y la posibilidad de que Aiete cuente con un bidegorri propio, manteniendo la idea de instalar un ascensor que comunique la zona de Melodi con la entrada al túnel de Morlans y, por otra parte, la supresión de la barrera o muro de las Jesuitinas hacia Oriamendi.

 En la reunión, respecto a la recogida de residuos urbanos, se decidió ampliar la encuesta convocada hasta ahora a través de la página web de la asociación Lantxabe (www.aiete.net) para que todos los vecinos puedan expresar su opinión. Esta consulta, soportada en papel y voto secreto, girará en torno a dos preguntas. La primera, sobre el modelo de recogida que demanda el barrio -continuar con el sistema actual, apostar por el quinto contenedor o por el sistema de recogida ‘puerta a puerta’ propio y especial (cedido a una empresa privada, que cree empleo, no cueste un duro al consistorio y no genere molestias a la vecindad ¿es posible?, en otros paises funciona)-, y una segunda, sobre la incineradora. «Para que la consulta se haga con conocimiento de causa, durante el mes de noviembre tendremos en el barrio una campaña de documentación y de información que culminará con la celebración de una asamblea convocada para todas las personas residentes en Aiete el jueves 2 de diciembre a las 19 horas en el Topaleku»

 Respecto al bidegorri, se recuerda que la propuesta de la asociación de vecinos de Aiete está respaldada por la Comisión de Movilidad del Ayuntamiento. «Concretamente, los departamentos de Movilidad y Obras y Proyectos elaboraron un concurso para adjudicar la redacción de este proyecto. La Mesa de Contratación estudió las ofertas presentadas y declaró ganadora a aquélla que iba a realizar el proyecto en tres meses por valor de 32.000 euros. Sin embargo, el alcalde, el 30 de mayo de 2009, dejó el asunto encima de la mesa porque aseguraba que esta obra no es en estos momentos prioritaria por culpa de la crisis. Queremos recordar que la idea está recogida en el Plan General de Ordenación Urbana de San Sebastián recientemente aprobado», apuntan desde la asociación de vecinos, que están dispuestos a reabrir esta demanda.

«Por otra parte, tenemos recogido un compromiso del Ayuntamiento para los presupuestos de 2006, en una partida de duración bianual, en la que se ampliaba el bidegorri de Hospitales por el Paseo de Oriamendi, hasta el Paseo de Aiete a través de la rotonda de Jesuitinas. El colegio de Jesuitinas ya dio el permiso necesario para derribar el muro. En su día, el responsable técnico de Movilidad, ante una asamblea de vecinos respaldada por Kalapie, aprobó todas estas soluciones para el bidegorri de Aiete, añadiendo que, entre la rotonda de Jesuitinas y Melodi (próximo al Caserío Munto) no había problemas técnicos que no pudieran resolverse. El ascensor desde Morlans no sólo posibilitaría la comunicación ciclista de Aiete con la ciudad, sino que iba a significar un importante paso de accesibilidad entre un barrio alto como Aiete y Amara», explican. Este aspecto preocupa especialmente a los vecinos, que ya prevén celebrar una cadena humana que aglutine los dos puntos extremos del ascensor que uniría Melodi con Morlans.

 EL DATO

 2006 fue el año en que el Ayuntamiento se comprometió a ampliar el bidegorri de Hospitales a través del paseo de Oriamendi, hasta el paseo de Aiete.

05.11.10 GORKA LARRUMBIDE  DV

5 comentarios en “Aiete reclama su bidegorri y ordenar la recogida de basuras

  1. Bicicletas sí, pero no por las aceras

    ¿A qué cabeza se le ocurre que los peatones estemos de acuerdo con compartir acera con los ciclistas? ¿Y hablan de seguridad? ¿Seguridad de quién? Los ciclistas y los peatones compartimos la cualidad de no contaminar, pero ellos se desplazan con un vehículo y los peatones lo hacemos por nuestros propios medios. En trayectos cortos, los peatones somos el grueso de la población, y merecemos un respeto y poder andar por las aceras con seguridad, no siendo sorteados o evitados por ciclistas. Los niños pequeños tienen derecho a caminar y correr por las aceras sin riesgo. Si Tráfico establece la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora en calles con un carril por sentido, y se cumple, las bicicletas podrían ir por la calzada a velocidades similares. Y en calles con más carriles dénles uno de ellos a los ciclistas, pero por favor, txirrindularis por las aceras no.

    Responder
  2. LAs bicicletas han llegado a las ciudades para no irse nunca

    «LAs bicicletas han llegado a las ciudades para no irse nunca. Pero tenemos un traje viejo para una nueva situación», explica el miembro de Kalapie Higinio Otazu sobre lo que es el eje central de la asamblea ConBici que se celebra en Donostia durante este fin de semana.

    La reunión de este año es la de las «decisiones importantes de carácter interno», añade. Ya que «esta organización ha pasado en pocos años de ser un grupo muy pequeño de ciclistas de cada ciudad a ser muchos más en estos momentos. Para adaptarnos a estos nuevos planteamientos, se está negociando con la Dirección General de Tráfico, con Renfe…», cuenta Otazu.

    Este año ha doblado el número de asistentes y han conseguido reunir unas 65 personas de todo el Estado en el albergue de Ondarreta. Y es que el hecho de que la bicicleta sea un medio de transporte económico, ecológico y saludable ha provocado que su uso se haya multiplicado durante los últimos años. Las infraestructuras de las ciudades también han cambiado, aunque los miembros de Kalapie destacan que hay que seguir impulsando el civismo para mejorar la convivencia entre vehículos y tener siempre en cuenta que «el peatón es el más débil y luego está la bici». Otazu lo tiene claro: «Tenemos que ir hacia un planteamiento de respeto en la movilidad».

    Convivencia y respeto

    En esa convivencia se quiere hacer hincapié con la implantación de las Zonas 30 de Donostia, lugares en los que los vehículos no pueden superar los 30 kilómetros por hora y las bicicletas pueden circular por la carretera. «Para los que estamos acostumbrados a andar siempre en bidegorri, salir a la carretera supone un problema, pero precisamente se supone que el coche no puede correr en esa zona y que la seguridad en estas zonas es mucho mayor», explica el miembro de la asociación que lleva años reivindicando la necesidad de este tipo de zonas en la capital donostiarra. «Ahora la novedad es que según la nueva normativa la bici tiene prioridad. Es un dato positivo», destaca.

    El miembro de la asociación de ciclistas urbanos no pierde de vista el ejemplo de Alemania que cuenta con ciudades en las que el 70% de las vías son Zonas 30. Tiene claro que el paseo Bizkaia no se va a convertir en Zona 30, pero las vías en las que la prioridad es de los ciclistas reivindican el respeto.

    En potenciar este respeto también tienen invierten esfuerzo los ciclistas a los que se les acusa de invadir las aceras. «Está mal. Es como sucede con las personas en general, hay peatones que se saltan los semáforos en rojo, gente que no respeta el límite de velocidad y ciclistas que van por las aceras por las que no tienen que ir», sentencia. Precisamente ayer, el alcalde de Donostia, Odón Elorza, dijo que «las bicis no pueden hacer lo que les de la gana» y anunció medidas duras para los txirrindularis que no respeten las normas en los espacios de coexistencia con el peatón.

    Responder
  3. Las rotondas de Aiete

    Al Sr Arcauz: Quiero aclarar que desde hace varios años, en la ciudad de Donostia se han ido mejorando de una forma paulatina casi todas las rotondas de nuestra ciudad, dándole a cada una de ellas una identidad propia. La seguridad de los que andamos en moto, para nada depende de cuál es la construcción de las rotondas interiores. Depende de la responsabilidad de cada conductor de respetar las normas de seguridad y de que el pavimento esté en buenas condiciones. Por eso no tiene ningún sentido que usted solicite que se retiren las piedras por motivos de seguridad
    Alberto Rodriguez

    Responder
  4. Ignacio Gil

    Hay dos rotondas en Altza, una en Larratxo y otra junto al ambulatorio, con unas enormes piedras rodeando las mismas (en ésta última la frondosidad de la vegetación es tan grande que casi no se ven), que resultan muy peligrosas para todos los conductores de vehículos y especialmente las motos y bicicletas. En el último pleno se aprobó una moción para eliminar las pidras de las rotondas de Lugaritz y Lazkano.

    Responder
  5. Quinto contenedor

    Los tres grupos de la oposición (PSE-EE, PP y PNV) han acordado una moción conjunta que defenderán y aprobarán en el Pleno de hoy en la que piden al Gobierno municipal que implante el quinto contenedor para recoger la basura orgánica en toda la ciudad.

    En el texto, la oposición insiste en que en casi dos años el Gobierno municipal no ha puesto en marcha medidas para aumentar las tasas de recogida selectiva y recuerdan que el objetivo del Plan Integral de Gestión de Residuos Urbanos de Gipuzkoa (Pigrug) es alcanzar un 60% de materia reciclada para 2016. Con ese fin, en la moción instan al equipo de Gobierno a que emprenda las modificaciones normativas que sean necesarias para generalizar la instalación del quinto contenedor en toda la ciudad.

    Además, la moción acordada por PSE-EE, PP y PNV reitera su apuesta por el cierre de todos los vertederos de Gipuzkoa «y, en consecuencia, insta al Gobierno municipal a que no acceda a abrir nuevos vertederos para depositar la fracción resto en el término municipal de Donostia».

    Responder

Responder a Las rotondas de Aiete Cancelar respuesta